31.1.12

2012

No sé si volví al blog.
Recordé que estaba, lo vi abandonado y decidí "revivirlo".
Me parece que es un patrón de comportamiento mío: por los mismos motivos hoy tengo un gato.

3 comentarios:

Lucía Joy dijo...

yo apoyo la revitalización de los blogs, como bloggera que soy (aunque no adicta).

gracias por tu comentario en mi glob, me alegro que te guste y siempre estás invitada a leerlo y a comentar (no te preocupes, no hace falta autorización de mi señor hermano jaja). yo creo que con los piropos no consiguen levantar a nadie, pero tampoco creo que sea la intención...más bien me parece un acto de pura bananez, les gusta sentirse "capos", para usar un término bien noventoso. Igual si tenés un mal día y te sentís un espantapájaros, un piropo te levanta la autoestima, sea de la clase que sea.

decime, ¿a tu gato lo reviviste o es uno nuevo? espero que sea lo segundo, aunque podrías hacer la versión argentina de cementerio de animales si fuera la primera.
Sí, me gusta comentar estúpideces...

Lucía Joy dijo...

ah, agregué tu blog a mi lista de potus amigos, espero no te parezca un exceso de confianza

gabrich dijo...

no sé si está bueno que dejes morir al gato y después lo trates de revivir...